31 de agosto de 2013

'Cuando no puedes decidir qué hacer, finges ser un personaje de un libro, porque es más fácil decidir qué harían ellos.'

Carnaval. Sí, hablo de Carnaval cuando quedan escasas horas para Septiembre. ¿No os gustaría ser siempre otra persona? ¿Actuar? ¿Dejar las preocupaciones a un lado? ¿Reír a carcajadas hasta que te duela la tripa? A mi definitivamente, sí. No me gustaría que todo el mundo creyera que soy una niña malcriada, incorfomista, egoísta e hipócrita. Pero no es voy a culpar por ello si lo hacéis, la verdad. Porque en parte tengo algo de todas esas cosas. Y me asusta. Me asusta a ver 'vivido' tanto que ahora ya no tengas ganas o al menos de hacerlo en mi vida. Además creo que he sentido tanto, que he dado tanto a la gente, a gente que rara vez se lo merecía, sin recibir jamás nada a cambio, que creo que me he quedado vacía. Que mis putos sentimientos se han desgastado.  Qué curioso. Y sí, ahora mismo, me gustaría de dejar de ser yo, y disfrazarme de otra persona, poder dejar todo lo que llevo conmigo tirado en el suelo, mis lágrimas en mi almohada, y mis sonrisas falsas con todos a las que se las dedique. Estoy cansada de mi historia. De no ser suficiente y por eso me gustaría que fuera Carnaval, porque en esa noche todo el mundo parece feliz. Si pudiera elegir, sería Minnie, una heroína de cómic, una princesa de cuento... no sé, alguien a quién no le doliera el pecho, nunca más. Alguien que pudiese respirar tranquila. Sí, sé que no debería pensar que mi vida es tan mala. Y sí también, a lo que he tenido suerte teniendo un techo en el que vivir siempre y un plato de comida para comer. Pero, ¿y lo demás? ¿todo lo demás que he sufrido y me han hecho sufrir? Eso nadie lo toma en cuenta. Cada uno tiene sus problemas. Claro, claro. Nadie puede hablar de los problemas de los demás, porque no son los suyos y nunca estará en la piel del otro para sentirse igual. Pero bueno, así somos nosotros. O soy yo. Siempre he pensando en los demás, mientras nadie lo hacía por mi. Y os digo que en otra época, me encanta, me encantaba dar, dar y dar sin más, sin pensarlo, solo daba porque creía que algún día algo bueno vendría para mi. Me tragué todas las palabras y todo lo que me hizo daño, pensando en que el karma existía y que algún me lo devolvería todo con intereses incluso. Pero ahora me doy cuenta de que la vida no va así, de que la gente va su por camino y que le importa una mierda a quién pisa solo para subir hasta la cima, la cima de la gente que 'triunfa'. Yo ya no sé que significa esa asquerosa palabra. Creí que lo entendía, pero ahora ya no lo hago, ¿hace falta pisotear a los demás para creerse mejor? ¿Hace falta insultar, agredir, tratar como a la mierda a la gente solo para sentirte un poco mejor con tu vida y tus problemas? ¿En serio? No sabía que la vida era esto. Que el camino hacía el 'triunfo' era así de cruel. Pues yo he desistido y me he decidido que me iré por mi propio camino. Sola, pero dicen que mejor así que mal acompañada. Yo también pienso igual, pero a veces, porque otras sigo siendo la niña pequeña que le asusta la oscuridad, la soledad, que la asusta sentirse perdida, sin nadie... Pero por otra, sé que me gustará más así. ¿Por qué sabéis? Necesito que sea Carnaval, necesito dejar de sentir mi nombre marchitado en boca de personas a las que no les importo, necesito dejar de escuchar voces en mi cabeza diciéndome lo poco que valgo, necesito olvidar todos los problemas que me abruman y me dejan sin oxígeno, necesito dejar de sentir ese miedo atroz todas las noches de mi vida... sin poder cerrar los ojos, porque estoy demasiado asustada para hacerlo. Porque a veces soñar es peor que vivir. Pero también necesito no sentir ese vacío dentro de mi. ¿Sabéis lo que dicen en uno de mis personas literarios favoritos? 'Cuando no puedes decidir qué hacer, finges ser un personaje de un libro, porque es más fácil decidir qué harían ellos.' Gracias William Herondale, creo que hoy seguiré tu consejo. Seré tú.

No hay comentarios: