25 de abril de 2013

Miedo.

Que poco sabemos de la vida, del amor, de los verdaderos problemas. Y sin embargo, cuanto fingimos saber, cuantas veces asentimos con la cabeza cuando realmente no estamos de acuerdo con ello, o cuando hemos dicho 'no' queriendo decir un rotundo y profundo 'sí'. ¿Qué puedo decir? Yo soy de esas personas. Dicen que es porque tienen miedo a enfrentarse con la verdad. Y puede que sea así. Antes estaba completamente aterrada. Tenía miedo a todo. ¿Y quién no tiene miedo alguna vez de algo? Es natural, una persona que llora es porque tiene sentimientos, ¿no? pues una que tiene miedo, es por eso mismo, porque es humana, de carne y hueso, piensa y también tiene sentimientos. El miedo nunca fue malo. Lo tenemos como algo horrible. Y no es así. Tener miedo no es malo, tal vez, tampoco bueno del todo. Pero es intermedio. Se puede tener miedo, lo que no se puede hacer es dejar que siempre sea él quien te domine a lo largo de tu vida. Porque entonces no tendrás nada, no conseguirás nada, solo te quedarás atascada ahí, en ese miedo y terror continuo que no te dejará cerrar los ojos por las noches. Si tener un poco de miedo a algunas cosas, es ser cobarde, o débil, sí, soy una cobarde y débil. No me siento una persona inferior por decirlo. Es más, creo, que quien realmente lo admite es porque es mucho más valiente de lo que se cree. El más valiente de todos. Porque el cobarde es el que llora con la cara tapada, y el valiente con la cara destapada. El miedo viene con nuestra persona incluida. Por lo tanto, cariño, si decides quererme, decides querer a mis miedos 'estúpidos', como tú los sueles llamar. Esa es la condición. No es algo que se pueda evitar. Y en mi opinión, creo que es lo que todos deberíamos decir a las persona que nos quieren, esa palabras, 'el miedo se viene conmigo, tienes que aceptarlo'. Eso sí, quién sabe, a lo mejor llega alguien que te sorprende más que nunca, diciéndote 'yo te ayudaré a enfrentarte a todos tus miedos'. Cuando eso suceda, créeme, esa persona es la correcta. Quédate con ella.

No hay comentarios: