2 de octubre de 2012

No dejes que los labios se corten.

El amor, son como labios. Por varias razones, besamos con ellos. Y a veces, un beso puede decir y expresarnos muchas mas cosas que palabras. Las palabras son simples. Lo importante es lo que hagas con ellas. De todas formas, siempre es bonito demostrar el amor, con esos 'te quiero', que salen de nuestros labios, y que sin ellos, no podríamos decirlo. Pero los labios, quieras o no, hay que cuidarlos. Hay que darle mimos. Por eso, cuando estamos en invierno, en esa etapa de frío, de soledad, de viento helado, de nada sin más, nos echamos cacao, para que no se corten. Pienso con certeza, que si cada persona, fuera en la vida del otro, su cacao más dulce y el que mejor cura los cortes, todo iría mejor. Por eso, tengo algo que decirte, me dejes o no, voy a ser tu cacao. Voy a ser quien te cure las heridas, quien te humedezca los labios secos, quien te limpie los cortes y hasta las grietas. Hasta tal punto, de que estés sano, de tus labios estén suaves, sin rajas, sin grietas, solo sonrosados y gruesos, dispuestos a darme besos todos los días del año. Porque recuerda, que los labios son simplemente, amor.

No hay comentarios: