28 de agosto de 2012

Sonríe, ya no por mi, por ti.

Lo admito, estoy asustada. Tengo miedo. Estoy cagada. Miedo de no ser lo que quieres que sea. Miedo de que te decepcione, otra vez. Miedo de que veas en ella lo que no ves en mi, la perfección, la alegría, las sonrisas, el amor. Miedo de volver a decir que te quiero y que ya no me respondas. Miedo a quedarme de pie, porque sobro. Miedo a mirar algo que no quiero ver. Miedo a la situación pueda conmigo. Miedo a ir al baño y mirar mi cara después de días llorando. Miedo a encontrarme con la realidad, esa que me aplasta y no me deja respirar, hasta que me ahogo, me asfixio. Miedo a dar una paso y caerme. Miedo.... a perderte. Ese es mi punto débil. Tú lo eres. Y aunque me joda, te diré una cosa, me importa una mierda con quién sonrías o el motivo de ello, simplemente quiero que estés bien. Aunque yo no sea la culpable de esa felicidad. Tengo miedo a no volver a ver tu sonrisa. No dejes que eso pase, por favor. Sonríe, ya no por mi, por ti.

1 comentario:

Nubes de colores ✿ dijo...

Una entrada muy linda, cielo. El miedo a que desaparezca es realmemte doloroso, espero que nunca deges de ver su sonrisa.